La glándula bartolino se localiza en la parte anterior de la vagina y tiene la función de lubricarla, principalmente durante el contacto íntimo. Sin embargo, esta glándula e puede inflamar y obstruirse debido a la acumulación de líquido dentro de la propia glándula, dando origen al quiste de Bartolino. 

El quiste de Bartolino generalmente es indoloro, no presenta síntomas y puede tener cura espontánea. Sin embargo, cuando el líquido se infecta con pus, da origen a la infección de la glándula, la cual tiene por nombre bartolinitis aguda, la región puede quedar rojiza, hinchada y muy dolorida, pudiendo ocurrir salida de pus. 

En estos casos, es necesario realizar el tratamiento y puede ser hecho con medicamentos analgésicos, antiinflamatorios y antibióticos prescritos por el ginecólogo, remedios caseros, baños de asiento con agua caliente o cirugía

Posibles causas

La glándula de Bartolino puede inflamarse y puede ocurrir la formación del quiste de Bartolino cuando el líquido lubricante se acumula dentro de la propia glándula. Ya que cuando ocurre infección del quiste de Bartolino por bacterias, llamada bartolinitis, las causas pueden ser:

  • Práctica de relaciones íntimas sin protección: las bacterias transmitidas sexualmente como Neisseria gonorrhoeae, causante de la gonorrea, el Chlamydia trachomatis, responsable de la clamidia pueden alcanzar el quiste, infectándolo;
  • Malos cuidados de higiene íntima como descuido o lavado incorrecto de la región, de atrás hacia adelante: las bacterias del tracto intestinal, a menudo Escherichia coli pueden infectar la glándula de Bartolino.

De esta forma, la aparición del quiste de Bartolino puede ser evitada a través del uso de condón y el mantenimiento de hábitos de higiene de la región íntima adecuados.

Principales síntomas 

El quiste de Bartolino generalmente no causa síntomas ni es contagioso, sin embargo, la mujer puede tener la sensación de tener una bola o un nódulo en la vagina cuando palpa la región, y ésta puede estar hinchada y roja. Cuando el quiste se infecta, pueden aparecer otros síntomas como:

  • Salida de pus;
  • Región rojiza, caliente, muy dolorida e hinchada, similar a un furúnculo;
  • Nódulo cerca de la abertura vaginal, generalmente en los casos más avanzados;
  • Dolor e incomodidad al caminar o sentarse y durante el contacto íntimo;
  • Fiebre.

En la presencia de estos síntomas, se debe consultar al ginecólogo para orientar el tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.